NFL

‘Se acabó’ el año para Alonso

El GP de México de F1 fue la última página de un libro que empezó de forma trepidante y sorprendente para Fernando Alonso y todos sus aficionados. Muchos dirán que aún quedan tres carreras para terminar el curso, empezando por la de este mismo fin de semana en el GP de Brasil de F1, y es cierto que el asturiano aún se defenderá con uñas y dientes, hasta el último giro del último GP del año, ante los Norris,  Leclerc o Russell, que hacen peligrar su 5º puesto en el Mundial de Pilotos. Pero sea cuál sea el resultado, para Fernando Alonso y sus verdaderos intereses, el año deportivo, de resultados y de sueños, ha terminado y es hora de empezar a pensar en un nuevo curso





“No queda otra que seguir. Creo que este año está más que finiquitado en el sentido de darlo por bueno. Nunca hubiésemos pensado de tener esta cantidad de puntos y luchar con Ferrari o Mercedes, incluso estamos aún por delante de ellos en el campeonato de pilotos, que es una auténtica locura, teniendo (en Ferrari) un coche que ha hecho 6 o 7 poles ya. Así que bueno, esa es la parte positiva de este año”, argumentó Fernando Alonso tras la cita de México de este domingo, viviendo aún ‘de las rentas’ en la general de su inicio de año demoledor, en el que sumó 6 podios en las primeras 8 carreras, pescando su sexto cajón en condiciones muy difíciles en Canadá, y luego otro más en una carrera de manos y mente bajo la lluvia en Zandvoort cuando ya no tenía coche de podio.




Lee también

Fabio Marchi

Horizontal


Lee también

Fabio Marchi

Horizontal


Lee también

Redacción

Brutal pelea entre aficionados en el GP de México de F1 2023


Lee también

Fabio Marchi

Verstappen se hizo con la primera posición saliendo 3º en una salida llena de tensión en la que Max se emparejó con los dos Ferrari y Charles se acabó tocando con Pérez.

El bajón de rendimiento de Aston Martin

De alguna manera, las manos del asturiano y esos increíbles resultados en Montreal y Zandvoort pudieron complicar la lectura que se hizo de esos dos últimos cajones. Por ese entonces, los podios de Canadá y los Países Bajos parecían obras creadas conjuntamente entre la clase del español y el paso adelante que tenía que haber dado el coche con las evoluciones que había llevado Aston Martin en ambas pistas.



Pero los resultados posteriores empezaron a dar síntomas de que las cosas eran distintas. A medida que McLaren, Ferrari y Mercedes fueron mejorando sus coches con más evoluciones y con mayor efecto, el coche verde se fue alejando de los podios. Y no solo eso, en el equipo admitían que las evoluciones llevadas a pista no dieron los efectos esperados. En el simulador y el túnel de viento, funcionaron. En pista, provocaron efectos secundarios en su coche que provocaba que sus fortalezas se vieran afectadas. 



“Nuestros competidores simplemente han mejorado más que nosotros y saltaron a esa brecha entre nosotros y Red Bull”, dijo Mike Krack, jefe de Aston Martin en agosto. “Estos monoplazas son tan complejos que cualquier cambio afectará otras áreas del coche; hay efectos secundarios. Muy pocos cambios que realizas en el coche funcionan de forma aislada. Hicimos un cambio a principios de temporada y no anticipamos que tuviera algunos de los efectos secundarios que tuvo. No fue hasta después de varias carreras en diferentes tipos de circuitos que nos dimos cuenta de cómo estaba influyendo en el coche”, expresaba Krack. Esa última frase dice mucho. Era difícil para el equipo entender que un coche que era 2º en Canadá, el fin de semana siguiente fuera 5º en Austria, y después 7º en Gran Bretaña. Tampoco ayudaron las condiciones cambiantes de algunas carreras, que pudieron complicar el análisis de lo ocurrido. 



Horizontal

Alonso tuvo que abandonar en México

Mark Thompson / Getty

Luego, llegó Hungría, donde había muchas esperanzas puestas en el coche verde por sus teóricas fortalezas iniciales. Pero el ‘chasco’ fue enorme. En una carrera marcada en rojo en el calendario, el Aston Martin no fue competitivo. 

Tras Bélgica, llegó Zandvoort, otra cita engañosa. Llegaron mejoras a ese circuito, pero las manos del piloto y su capacidad de adaptación a condiciones cambiantes fueron las que marcaron la diferencia. Tras aquello, ya en Monza, Fernando Alonso destacaba a MD algo crucial en toda esta historia: la reacción de Aston Martin, llevando evoluciones que aparentemente habían funcionado. Aquello era algo que hacía que Alonso estuviera mucho más tranquilo de cara al proyecto del próximo curso. Decía mucho de la capacidad de reacción del equipo.

“Hombre, el coche me deja más tranquilo después de Zandvoort, que antes de Zandvoort. Siempre tengo confianza en el equipo y yo creo que después del paso que se dio el invierno pasado siempre tengo la esperanza de que este invierno vuelva a ser un buen invierno para Aston Martin y para el desarrollo. Habíamos perdido un poco la dirección correcta el mes de julio y estábamos un poco confundidos de lo que nos transmitía el coche. También coincidió con una mejora grande de otros equipos y eso podía fomentar el pánico, pero estábamos tranquilos. Lo único es que si las mejores de Zandvoort o las que traigamos, luego se confirman con resultados, pues es un bálsamo un poco para todo el equipo y aumenta la moral, no solo para este año, también para el que viene”, dijo en Monza el asturiano a este diario. 

Ese paso podía demostrar que Aston Martin había tenido capacidad de reacción en la fábrica, elemento crucial para lo que viene y el ambicioso proyecto que tienen entre manos en Silverstone. Si quieren pelear por cosas grandes, deben destacar en ese punto diferencial.

El equipo llevó menos evoluciones durante el año porque aún sigue siendo un conjunto en pleno crecimiento. Pero demostrar una reacción así era alentador. En Aston Martin siempre repitieron que todas las novedades que llevaran a pista en esta segunda parte del Mundial, serían importantes para aprender de ellas de cara a la creación del coche de 2024. Todo lo nuevo que aprendieran, podían aplicarlo. Pero, las ‘mejoras’ no lo fueron tan ‘mejoras’. Y lo que era alentador, ahora no es un buen síntoma de cara al próximo año. 

Horizontal

El Aston Martin no se ha desarrollado al ritmo de los rivales durante el curso

Mark Thompson / Getty

Las dudas de los dos últimos Grandes Premios

Aston Martin llegó a Singapur, carrera en la que más debía brillar al estilo Mónaco. Pero fue el golpe de realidad más grande. Los puntos fuertes del coche del principio de curso ya no eran armas potentes para el coche inglés. Alonso fue 15º. Y a falta de 5 citas, el equipo presentó mejoras que llegaron tarde, con las que querían darle la vuelta a su situación. 

Esas evoluciones llegaron en un triplete de carreras delicado, puesto que las dos primeras carreras no eran las mejores para probar novedades. 

En Austin, el fin de semana era al sprint y con solo una hora para probar de Libres. Antes de la carrera decidieron romper el parque cerrado y optimizar el set up mientras sus rivales iban con coches con reglajes hechos en tan solo unos Libres, eso explica el gran ritmo de carrera en comparación a sus oponentes, y precisamente ese resultado pudo esconder las deficiencias reales del nuevo paquete. 

Se llegó a México con optimismo. Pero el Autódromo Hermanos Rodríguez es una pista muy particular en la que no es ideal probar mejoras por la menor densidad de aire que hay debido a la altitud. Y el paquete no funcionó.

Tampoco son buenas noticias que Aston Martin optara por realizar una comparación del nuevo paquete aerodinámico con el anterior usándolos ambos en la carrera de Austin (uno en el coche de Stroll y otro, en el de Alonso). Aquello debía servir para sacar conclusiones. Pero una semana después, quisieron repetir comparación en la carrera de México. Eso demuestra dudas. 

Faltan tres carreras

Quedan tres carreras y a Alonso solo le queda seguir peleando por maximizar el rendimiento de su coche, que empezó yendo sobre raíles, y que ahora es un monoplaza difícil de conducir, con múltiples trallazos, nervioso y con el que el ovetense cometió dos trompos en todo el fin de semana en México.  

Pero sobre todo, el asturiano, con optimismo, sigue empujando para que todo el equipo vuelva a dar con la tecla del coche del próximo año y que aprenda de los errores cometidos este curso en el desarrollo. El próximo curso, ya con un nueva fábrica que debería funcionar a mayor rendimiento con el paso de los meses (la estrenaron a mitad de año), el conjunto tiene que seguir dando pasos al frente. El de Aston Martin es un proyecto nuevo que debe seguir creciendo. 2024 es una incógnita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *