NFL

Ralf da pistas de cómo está su hermano Michael Schumacher: “Nada es como antes”

Ralf Schumacher es seis años menor que su hermano Michael. Tienen 48 y 54, respectivamente. Coincidieron en el Mundial de Fórmula Uno, aunque uno se hizo mito y el menor debió conformarse con logros mucho menores. Sin embargo, un trágico accidente practicando esquí cambió radicalmente la vida del heptacampeón mundial de F1.





El próximo 29 de diciembre se cumple el décimo aniversario de aquel fatídico día de 2013 en Méribel, en los Alpes franceses. La caída apartó a Michael Schumacher de la vida pública, su familia estableció un muro para luchar por su salud lejos de la mirada de ojos extraños.

Son pocos los detalles ofrecidos por los más cercanos al ex piloto, como su esposa Corinna, su hijo Mick o su amigo Jean Todt. Quien ha hablado ahora es Ralf Schumacher, al diario alemán Bild.



Mantiene parte del misterio sobre el verdadero estado de salud de Michael, pero da pistas de que la situación es más que delicada con sus palabras después de un suceso traumático para la familia. “Nada es como antes”, sentencia Ralf.

Asegura que “fue una experiencia dolorosa y drástica también para mí. Echo de menos a mi Michael de entonces”, al hermano que hizo de cicerone en el mundo del motor. 



“No era sólo mi hermano, también fue mi entrenador y mentor, me enseñó todo. Corrimos juntos, entrenamos juntos cada aspecto del automovilismo. Hay una diferencia de edad de siete años (el primero que cumple años es Michael, el 3 de enero) pero siempre estuvo a mi lado”, recuerda Ralf.

La medicina moderna ayuda, como señala él mismo, pero con límites. “Gracias a Dios hemos podido hacer algo gracias a las posibilidades de la medicina moderna, pero aún así nada es como antes”.



Lee también

En un instante la vida cambia de signo. “Michael había tenido suerte en la vida, pero la vida es a veces injusta, y llegó el trágico accidente”.  Una caída, vuelo por los aires, impactando contra una roca. El casco que protegía su cabeza se rompió.

Todo cambió, “ya nada es como solía ser”, insiste Ralf Schumacher.