NBA

Vezenkov y Micic, cara y cruz de los MVP europeos en la NBA

No han sido pocos los MVP de grandes competiciones europeas que han fracasado en su intento de triunfar en la NBA. El caso de Willy Hernangómez, de regreso a Europa de la mano del Barça, es tan solo el más reciente que ilustra un asunto complejo. La adaptación a Estados Unidos no es fácil, y el estilo de juego es otro mundo como se ha repetido hasta la saciedad y ha quedado bien patente con la victoria de Alemania en el último Mundial. En este arranque de campaña al otro lado del Atlántico, ambas caras de la moneda resplandecen con claridad. A Sasha Vezenkov, MVP de la Euroliga en 2023, le ha salido cara, mientras que a Vasilije Micic, distinguido en 2021, le ha salido cruz.





El búlgaro, que el curso pasado brilló como nunca con el Olympiacos, se ha ganado un puesto relevante en la rotación de los Sacramento Kings gracias al sudor de la pretemporada y un talento hecho a medida del esquema ofensivo del entrenador Mike Brown y Jordi Fernández, su segundo badalonés. El serbio, en cambio, apenas ha contado con oportunidades en su estreno con los Oklahoma City Thunder. Ni su encaje es tan natural ni el cuerpo técnico ha decidido apostar por él en este tramo inicial de temporada regular.



“Por nuestra manera de jugar, encaja realmente bien. Tiene tamaño, lanza de tres, es duro y puede rebotear”, explicaba en pretemporada Brown. “Creo que puede ser muy efectivo en la NBA y jugar a un nivel muy alto”, aseguró el preparador, ganador de cuatro anillos como asistente de los Warriors. A pesar de las flores, el técnico también afirmó que su debilidad en defensa podía perjudicarle en la rotación. Cuando arrancó la temporada hace una semana, Vezenkov no tenía ni mucho menos asegurado un puesto en la segunda unidad.



Vezenkov, un encaje natural en Sacramento

En tan solo tres partidos, el exjugador azulgrana ha promediado 9,7 puntos y 2,3 rebotes en 15 minutos de juego (50% en tiros de campo y un 40% en triples), cifras más de aceptables para un jugador con su rol. Ahora mismo, el búlgaro es el octavo miembro de la rotación y el sexto máximo anotador de un conjunto que aspira a revalidar su magnífica campaña que les situó en tercera posición del Oeste con 48 victorias y 34 derrotas el año pasado. Los Kings han empezado con dos triunfos contra Jazz y Lakers y una derrota contra los Warriors, precisamente sus verdugos en la primera ronda de playoffs el curso anterior.



“El ajuste más importante es mental”, dice el ala-pívot, que en ocasiones también está ejerciendo de tres. Vezenkov ha visto reducidos sus minutos a la mitad que en sus últimas campañas de Euroliga, donde el curso pasado se coronó mejor jugador de la competición con promedios de 17,6 puntos, 6,8 rebotes y 1,9 asistencias. “Habrá partidos peores que otros, pero estoy aquí para trabajar a diario y aprender de todo el mundo. Todo consejo de compañeros y entrenadores es útil, e intento adaptarme lo más rápido posible”, añade.



Su técnico ha visto muchos positivos en estos primeros compases de su estrella europea, y tiene claro cuál es el principal reto para el jugador. “La realidad es que muchos equipos van a intentar colocarle en situaciones de bloqueo y continuación. Debe ser capaz de bajar el culo y defender si hay cambio, o jugar la cobertura. Si puede hacerlo, tendrá la oportunidad de estar mucho tiempo sobre la pista, porque tiene buena percepción del juego”, apunta Brown. “Hace muchas pequeñas cosas sobre la pista, y si entra en ritmo desde la línea de tres, ¡cuidado! Su lanzamiento es una delicia”, celebra el preparador.

“Sasha es un lujo en ataque. Para mí es un Doncic sin balón”


Savva KamperidisEntrenador del Aris de Salónica

La curva de aprendizaje no está siendo pronunciada para Vezenkov, que jugó en el Barça entre 2015 y 2018, ganando una Copa del Rey y una Supercopa durante sus tres años de azulgrana. En cada partido disputado ha aumentado sus cifras anotadoras (8, 10 y 11), y no ha dudado en lanzar cuando quedaba liberado. No ha bajado de las dos dianas desde el triple por ahora. “Sasha es un lujo en ataque. Para mí es un Doncic sin balón. Sabe moverse y siempre está en el lugar correcto”, le ha elogiado recientemente en una radio griega Savva Kamperidis, técnico del Aris de Salónica. En el conjunto heleno, el búlgaro nacido en Chipre empezó su trayectoria como profesional. “Es muy inteligente, y aunque para mí es un hecho que no está al nivel físico de la NBA, al final podrá triunfar”, concluye.

No era fácil trasladar los hipotéticos sobre un papel a la realidad, pero si Vezenkov confirma su progresión consistente en la NBA, la apuesta de los Kings puede apuntalarles como uno de los equipos peligrosos en los playoffs. El búlgaro ha firmado por tres temporadas y casi 20 millones de dólares, aunque su último curso no está garantizado y dependerá de si la franquicia decide renovarle.

“De la teoría a la acción, la NBA es muy distinta. Muchas veces tienes que luchar contra ello, retarte a seguir y a ser más fuerte. Es un mundo diferente, e intento dar pequeños pasos cada día. El juego aquí es muy rápido y los tíos tienen mucho talento”, asegura el protagonista de esta historia, claramente a la altura del reto de aportar su experiencia de MVP en Europa y aplicarla al estilo estadounidense.

Micic predica paciencia

La situación de Vezenkov contrasta con el modesto arranque de Micic después del largo cortejo por parte de la NBA. El MVP de la Euroliga en 2021 no participó en el debut de los Thunder, aunque luego sí salió en los siguientes dos partidos. Muy poco tiempo para lucirse, seis minutos en su debut contra los Cavaliers, donde pudo celebrar su primera diana de tres en la liga, el sueño de toda una vida. En el siguiente compromiso, que terminó en clara derrota contra los Nuggets, el serbio contó con 14 minutos, la mayoría de la basura. Sus promedios hasta ahora son de 2,5 puntos y 2 asistencias en 10 minutos de juego, pero él no se muestra descontento ni desespera.

“Sabía que esto sería así antes de llegar, que iba a empezar desde el banquillo. Está bien, venir a la NBA era mi sueño, y estoy en una buena organización. Esto es solo el comienzo y las temporadas son largas”, apuntó el base de 29 años a la televisión serbia.

Lee también

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *