NBA

LeBron llora en la noche de su cumpleaños: derrota… y berrinche con los árbitros

No hubo fiesta a lo grande cuando todo se preparaba para ello sino indignación vehemente y el que soplaba las velas se resignó a compartir protagonismo con el que soplaba el silbido, el que puso fin a cualquier celebración que estuviera por venir. LeBron James no tuvo anoche un 39 cumpleaños feliz. Al disgusto de la derrota en casa contra el infravalorado líder del Oeste, los Minnesota Timberwolves (106-108) se sumó el berrinche por una polémica decisión arbitral: a falta de 3 segundos para el final y 104-107, The King empataba el partido con un triple. Pero, incluso después de revisar la acción, los árbitros no determinaron que había pisado la línea y que por lo tanto el tiro era de dos. Fin anticipado a una noche que pedía prórroga. LeBron estalló:





“Puedes ver el espacio entre la parte de delante de mi pie y la línea de tres puntos. Incluso Stevie Wonder puede ver esto. El árbitro dijo que estaba fuera de sus manos. Alguien (en el centro de revisión) comiendo un sandwich de jamón tomó la decisión”, lamentó el ’23’ con más resignación que indignación tras el encuentro.



“¿Qué sentido tiene tener revisión si incluso la revisión se equivoca? Parecemos estúpidos”, lamentó LeBron, que, mientras todo el mundo se dirigía a casa en el fin anticipado de su fiesta de cumpleaños, publicó una especie de recordatorio que resumía como había sido su día. The King posteaba en Instagram una toma que mostraba claramente cómo su pie no estaba tocando la línea de tres puntos en el momento del lanzamiento.



“¡Así que…! ¿No me jodas? Feliz maldito regalo de cumpleaños para mí”, lamentó ‘Bron’. “Incluso si mi pie pisaba la línea después, no importa. Cuando el balón sale (de sus manos) no estaba pisando la línea”, argumentó un reflexivo más que indignado LeBron en el vestuario.


El ’23’ no tuvo un cumpleaños tan feliz como el del año pasado, en el que dejó 47 puntos para dar la victoria a los de púrpura y oro contra los Atlanta Hawks. Sin embargo, en términos individuales, The King refrendó que, sin haber mostrado nunca indicio de la crisis de los 30, no hay ni rastro de la de los 40 cuando está a las puertas de ellos. El máximo anotador de todos los tiempos firmó 26 puntos con un 10/21 en tiros de campo y un 1/4 en triples, más 3 rebotes y 6 asistencias en un partido siempre ajustado.



Como viene siendo habitual últimamente, el buen hacer de LeBron junto a una exhibición en la pintura de Anthony Davis resultó ser en vano. La Ceja se fue a los 33 puntos, 17 rebotes y 8 asistencias con un 12/17 en lanzamientos pero ningún jugador más de los Lakers llegó a los dobles dígitos mientras hasta cuatro jugadores lo hicieron en los Timberwolves, con 31 puntos para Anthony Edwards, 21 para Naz Reid, 15 para Mike Conley y 13 tantos -además de 13 rebotes-, para Rudy Gobert. Los Timberwolves siguen alardeando de solidez mientras consolidan su liderato en el igualado Oeste con un récord de 24-7.



Aunque en mucha mejor situación que el año pasado, cuando sufrían para salir del pozo, las dudas carcomen a los Lakers, en la pelea -novenos con 17-16 en este Oeste tan parejo un año más-, pero debilitados desde que ganaran la Copa NBA, con un preocupante balance de 3-7 tras esta nueva derrota.

Todo, porque según LeBron James, el que tenía el deber de hacerlo se estaba comiendo un sandwich. Quizá, un intruso en su banquete de cumpleaños que cortó el rollo cuando la noche se iba a alargar. A LeBron le arrebataron el regalo cuando tenía el caramelo en la boca.

Lee también

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *