NBA

James Harden se vuelve a salir con la suya: las consecuencias de su traspaso a los Clippers

James Harden lo ha vuelto a hacer, mover cielo y tierra para ser traspasado con su llegada a Los Ángeles Clippers, que no per esperada dejar de ser impactante. La ‘Barba’, sin rumbo fijo desde su década en los Houston Rockets, inició con su salida de la ciudad de Texas una desesperada en busca del anillo que le ha llevado a estar en hasta cuatro equipos distintos en menos de dos años. Desde enero de 2021, Harden ha militado en Rockets, Brooklyn Nets, Philadelphia 76ers y Los Ángeles Clippers.





Paradójicamente, si la marcha de Daryl Morey fue en gran parte lo que precipitó su marcha de los Rockets, la presencia del ejecutivo en los Sixers es lo que ha motivado que Harden no quisiera jugar un partido más con Philly.

“Daryl Morey es un mentiroso y nunca voy a ser parte de una organización de la que él es parte”, dijo Harden en agosto en un evento de zapatillas en China en unas contundentes palabras que todavía resuenan. Molesto porque el que ya es su ex amigo no le ofreció una oferta de renovación multianual -o no por lo menos a tiempo-, la ‘Barba’ activó su player option por 35,6 millones para extender su contrato un año más.



Aplicando la misma estrategia que en Houston para lograr su capricho, el base de ya 34 años se presentó tarde al training camp, pese a que esta vez, al contrario que para forzar su salida de los Rockets y de los Nets, no engordó de una manera sospechosamente repentina con esas teorías que circulan de que, en realidad, usaba relleno.



La química entre Irving y Harden parece que era casi inexistente

La química entre Irving y Harden parece que era casi inexistente

Getty Images

Se marchó de Brooklyn porque básicamente no soportaba a Kyrie Irving en el fallido trío junto a Kevin Durant y ha huido de Philadelphia, porque, de alguna manera, no aceptaba su rol al lado de Joel Embiid. Y es que la palabra incumplida de Morey según Harden no fue más que el desencadenante, pues no le gustaba eso de cambiar su rol de anotador en favor de uno de más asistente.



Ni el acabar como máximo asistente de la liga con 10,6 pases de canasta le alejó de su obsesión por amasar puntos, al descubierto cuando quiso volver a los Rockets este verano para volver a ser máximo anotador de la NBA. Pero Ime Udoka, que además quiere construir sus equipos desde la defensa, dijo que ni hablar.



La vida bohemia que ha tomado James Harden con tanto cambio de equipo y su obsesión por los puntos manifiestan que el base no quiere renunciar a su individualismo por el anillo como parecía que así fuera cuando renovó a la baja en verano de 2022 con los Sixers para que el conjunto de Pennsylvania tuviera espacio salarial para traer entre otros a P.J. Tucker, que curiosamente se va con él a Los Ángeles como parte del trato. 

Embiid no sabe aún si jugará al lado de Harden o no

Embiid – Harden, una pareja que se rompe

Getty Images

Tampoco la ‘Barba’, contagiándose de los complejos en playoffs de otra estrella como Joel Embiid, ha logrado cambiar la narrativa de su involución en la postemporada, con actuaciones de 42 y 45 puntos en las Semifinales de Conferencia contra los Celtics el año pasado pero fallando en el Game 7, con apenas 9 puntos con un 3/11 en tiros de campo, 6 rebotes y 7 asistencias pero 5 pérdidas.

Los Clippers, su destino deseado ganándole el pulso a Daryl Morey, le ofrecen una oportunidad más al MVP de 2018 conformando un fastuoso equipo de veteranas estrellas consagradas junto a Kawhi Leonard (32 años), Paul George (33) y un Russell Westbrook (casi 35) con el que se reúne de nuevo tras la etapa de Oklahoma y Houston. El conjunto angelino se ha dado otra oportunidad con el dúo Kawhi-George confiando en que, este año sí, será el que ninguno de los dos deje al equipo abandonado a su suerte con sus constantes visitas a la enfermería.

La llegada de Harden no hace más que reforzar el rol de facilitador para Kawhi y George con otro base después de traer a Russell Westbrook en febrero. Desde que Russ se mudara al otro vecino de Los Ángeles, el dúo se ha visto descargado de trabajo al tener un generador de élite que les ayude a crear tiros de calidad. Según datos de la ESPN, Kawhi Leonard y Paul George tenían el balón en el 51% del tiempo de las posesiones, porcentaje que bajó al 42% con Westbrook en pista.

Horizontal

James Harden y Russell Westbrook, en su etapa con los Rockets

Otras Fuentes

El quid de la cuestión, si Tyronn Lue va a alinear a las cuatro estrellas juntas o Harden se hace con el rol de base titular enviando al banquillo a Westbrook, quien ya en parte resurgió en los Lakers desde esa función. Alinear a ambos bases juntos significaría renunciar a Terence Mann como otra opción emergente para el quinteto titular con la salida de Robert Covington y renunciar a defensa. Otra cuestión es lo que tarda la ‘Barba’ en ponerse en forma tras haberse ausentado de múltiples entrenamientos y no haber jugado ningún partido de pretemporada.

La incorporación de James Harden ha venido incluida con dos interesantes opciones interiores como P.J. Tucker y ex del Estrella Roja, Filip Petrusev. Aunque se ha ido a Philly un valioso jugador con el Lue conectaba mucho como Nico Batum, Tucker, peleón y con una historia de constancia y superación detrás, es del gusto del ex jugador de los Lakers.

Indiscutible el año pasado para Doc Rivers en los Sixers, estaba claro que la mejora del sistema colectivo de los 76ers para descargar a Joel Embiid pasaba por sacar del quinteto titular a Tucker. Aunque defensor de élite, en la NBA actual es necesario aportar algo más que efectividad en triples abiertos y el campeón de 2021 con los Bucks restaba fluidez a la ofensiva de Philly.

Horizontal

Tucker supo defender a Jokic el año pasado

David Zalubowski / LaPresse

Como apunta en su análisis del traspaso la ESPN, P.J. Tucker puede ser una opción muy válida como antídoto a Nikola Jokic. Si un entrenador pudo contener al serbio el año pasado sobre la marcha es Doc Rivers con Tucker, colocando al interior encima del doble MVP en el poste y el perímetro para mantener la pintura protegida con Joel Embiid en el Nuggets 126-119 Sixers de enero.

Y Petrusev es también una aportación interesante para los Clippers con la versatilidad que aporta a su juego interior. El pívot serbio de 23 años y 2,11 ha crecido mucho en el último año con dos ex entrenadores azulgranas como Dusko Ivanovic y Svetislav Pesic en el Estrella Roja y la selección serbia y los Sixers le han traido este verano tras draftearle el 50 en 2021. Todavía no había debutado, pero Nick Nurse esperaba mucho de él:

“Es un buen jugador, realmente entiende el juego, es versátil, quizá le falta un poco de tamaño en términos de dureza física pero no estoy seguro, sólo le he visto en un par de partidos en pretemporada. Puede pasar, puede jugar el pick and pop y tirar de tres y es realmente un buen defensor, quizá nunca lo pensarías pero sabe lo que hace. Me gustaría ver si puede jugar de ‘4’”, destacó el entrenador de los Sixers a MD antes del traspaso.

Petrusev, poco tiempo en los Sixers

Petrusev, poco tiempo en los Sixers

getty images

Por su parte, Tyrese Maxey también valoró mucho el efecto de Petrusev en pista: “Lee muy bien el juego, tira, es bueno poniendo pantallas, coge rebotes y es un jugador muy duro. Es divertido jugar con él”, destacó el base.

El gran pero para los Clippers, una masa salarial todavía más disparatada con 30 millones más que dejan al conjunto angelino sin posibilidad de fichar jugadores por la excepción de nivel medio con las nuevas reglas del convenio colectivo, pero lo bueno del conjunto angelino es que su tan ambicioso como caro proyecto es fácil de desmantelar, con James Harden y Russell Westbrook acabando contrato en 2024 igual que Kawhi Leonard y Paul George, quienes tienen una opción de jugador para seguir un año más a cambio de 48 millones.

El salario de Russ -3,8 millones-, no es tan problema como el de Kawhi (45), George (45) y Harden (35,6) después de que el MVP de 2017 hiciera el sacrificio de aceptar renovar por casi el mínimo debido al delicado estado de las finanzas del equipo de California.

Empieza la otra parte del plan de los Sixers

Mientras en los Clippers queda todo muy claro y el conjunto angelino ya ha apuntalado la plantilla con la que alcanzar el deseado primer anillo, empieza una especie de etapa de transición en los Philadelphia 76ers. Si bien llega un nutrido de grupo de jugadores a Philly con Marcus Morris, Robert Covington, Marcus Morris y K.J. Martin, el conjunto de Pennsylvania se queda cojo en su condición de contender sin una estrella de primer nivel que acompañe a Joel Embiid.

Tyrese Maxey, referencia tras Embiid en los Sixers tras la salida de la Barba

Tyrese Maxey, referencia tras Embiid en los Sixers tras la salida de la Barba

getty images

Tyrese Maxey sigue creciendo a sus todavía 22 años y ha asumido con personalidad la responsabilidad de base titular, pero aún así no parece alcanzar para el equipo de Nurse. Cumplida la primera parte del plan, la estrategia de Daryl Morey, consciente de que no iba a llegar un astro en esta operación, pasa por obtener un jugador All-Star en una segunda operación. Adrian Wojnarowski ya ha dicho que ese es el objetivo de los Sixers antes del trade deadline.

Para ello, Philly ha recibido abundante capital de draft con dos picks de primera ronda, un intercambio de primera ronda y dos selecciones de segunda ronda en un movimiento con el que ha evitado vivir media temporada con su base titular sin jugar como ya sucedió con Ben Simmons. Le toca de nuevo al reputado ejecutivo sacar su genio e ingenio de nuevo para sacar a los pupas Sixers del lío en el que les ha metido James Harden, el base acusado de egoísta que siempre se acaba saliendo con la suya.

Lee también

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *