NBA

Ja Morant, Simmons, Harden… Las 10 estrellas de la NBA que quieren resurgir

Este tiene que ser el año en el que resurjan de sus problemas estas estrellas de la NBA tras sus lesiones, actos de rebeldía o complejos crónicos en playoffs

La 'Barba' y Morant, estrellas que quieren renacer

La ‘Barba’ y Morant, estrellas que quieren renacer

La nueva temporada de la NBA trae varios casos de estrellas que buscan en mayor o menor medida la redención después de un año o incluso más de uno en el ostracismo, con alguno incluso dejando de ser estrella. Sea por lesiones, actos de rebeldía o incluso pobres actuaciones en playoffs que les han retratado, estas son las estrellas que buscan resurgir de sus problemas. 





simmons

1

En busca del Simmons de los Sixers

Ben Simmons

Si una estrella lleva tiempo sin ser ella misma -hasta el punto de haber dejado de ser estrella-, esa es Ben Simmons. Todo fue cuesta abajo para el base desde que decidiera hace dos temporadas rebelarse y no jugar con los Sixers hasta ser traspasado. Una lesión impidió que debutara con los Nets tras la operación por Harden y pasó todo el curso 21-22 en blanco.

Volvió el pasado y ofreció destellos de lo que fue al lado de Kyrie Irving y Kevin Durant, pero sus problemas de espalda le dejaron fuera de juego en febrero y su número de partidos en 42.

Recuperado definitivamente de esos problemas físicos, este tiene que ser el año de su retorno y así lo ha proclamado el propio Simmons, que asegura que hasta puede ser mejor que el de los Sixers. Con Mikal Bridges como única estrella a su lado, en plenitud a sus 27 años y un entrenador como Jacque Vaughn que se muere por él, tiene todos los medios para lograrlo. Otra cosa ya es que se moleste en aprender a tirar triples.



Ja Morant se intentó defender con este nuevo vídeo que ha salido a la luz

2

¿La madurez definitiva?

Ja Morant

Ya lo rezaba el anuncio que lanzó en septiembre, reconociendo que será el objetivo esta temporada: Rebirth (Renacimiento).

Le llevará todavía tiempo demostrarlo en la cancha -sancionado los 25 primeros partidos-, pero quiere Ja Morant, de una vez por todas, acabar con ese personaje anárquico y hasta un tanto siniestro que ha acabado devorando a la deslumbrante estrella que cautiva con su talento y sus acrobacias en la cancha.

El base acumuló un sinfín de líos el año pasado, con los dos episodios mostrando una pistola en las redes sociales como principales, costándole el primero ser apartado del equipo por una decena de partidos y el segundo esa sanción de 25 encuentros por parte de la NBA.

Aparte, el caso no cerrado de la agresión a un menor en un partido callejero y las acusaciones de los Pacers de amenazas a su autobús con una pistola desde otro vehículo. A sus 24 años y tras tantos escándalos, es hora de madurar definitivamente y para ello tendrá a su lado dos mentores de lujo como Marcus Smart y Derrick Rose.



Horizontal

3

Lesión y un verano muy turbio

Zion Williamson

Muchos altos y bajos hasta desplomarse a los infiernos de una manera impactante. Una lesión le dejó en blanco toda la temporada 21-22 y regresó por todo lo alto en la 22-23, impresionando con 26 puntos, 7 rebotes y 4,6 asistencias… hasta que se rompió en enero y se quedó fuera para el resto del año, ni pudiendo los Pelicans clasificarse para playoffs tras llegar a ir terceros en el Oeste.

Pero más cosas malas estaban por venir para el interior de 23 años en un verano turbio para él. La actriz porno Moriah Mills aseguró que estaba embarazada de él y una compañía de préstamos le demandó por impago. Sin embargo, dicen quienes están cerca de él que nunca le habían visto trabajar tan duro un verano como este anterior, hasta cuidándose esa dieta que siempre le ha costado controlar. Ahora, le toca transferirlo a la pista. El número 1 del draft de 2019 no quiere ser una víctima más de la maldición de los primeros picks de la lotería.



Horizontal

4

Una nueva realidad difícil de asumir

Jordan Poole

Los Warriors tenían que elegir entre Jordan Poole y Draymond Green para devolver la armonía al vestuario tras el episodio del puñetazo y aliviar la masa salarial y el elegido acabó siendo el escolta de 24 años, traspasado a los Wizards en la operación por incorporar a Chris Paul matando dos pájaros de un tiro.

Tras su importante rol en el anillo de 2022 y una millonaria renovación justo después del incidente con Green -4 años y 128 millones-, parecía que era intocable para los Warriors. Sin embargo, sus actitudes chulescas en el vestuario y su inconsistencia en la cancha, incapaz de dirigir la segunda unidad, acabaron haciendo que Golden State le empaquetara, del mejor equipo de la último década a un equipo sin aspiraciones.

Con la tranquilidad de tener un contrato por años y en un equipo en transición sin estrellas tras la salida de Porzingis, Jordan Poole tiene todo a favor para reivindicarse y hacer ver a los Warriors que se han equivocado si es que así ha sido.



Horizontal

5

Puede llegar su primer anillo antes que el de los Suns

Chris Paul

Otro ya mítico base ‘despreciado’ por su anterior franquicia si se quiere decir así. Su lesión en los últimos playoffs acabó colmando la paciencia de los Phoenix Suns, cansados de que el base les fallara una vez más por tercera postemporada consecutiva.

Se quedó en tierra de nadie con su traspaso a los Wizards pero tuvo la gran suerte de que fue a buscarle la mejor dinastía de la última década en su proyecto por el quinto anillo en los últimos 10 años. Una oportunidad de oro para enfundarse el título que todavía le falta a sus 38 años.

Para ello, tendrá que asumir unos sacrificios por los que, de hecho, ya ha tenido que pasar, como el sacrificio mayúsculo de salir del banquillo por primera vez en su carrera. “Haré lo que sea para ganar”, aseguró Paul tras su suplencia contra los Rockets. En los Suns no gustaría nada que CP3 logre su primer anillo antes que ellos su primer entorchado.

k

6

¿Adiós al cuento de las lesiones?

Kawhi Leonard y Paul George

Van en un pack como Embiid y Harden. Su problema no es tanto su rendimiento en playoffs -sobre todo Kawhi con sus dos anillos-, como la eterna canción de sus lesiones, tanto en temporada regular como en la fase por el título.

Kawhi Leonard apenas jugó 52 partidos y Paul George 56, promediando ambos 23,8 puntos, mientras que George se perdió los playoffs y Kawhi sólo pudo jugar 2 partidos de la serie contra los Suns pese a promediar hasta 34,5 puntos.

Los Clippers han decidido darle una oportunidad más al proyecto acordándose quizás de las Finales de Conferencia del 2021, pero parece que esta sea ya la última bala. Sin anillo aún a sus 33 años, más importante todavía es para George demostrar que puede ser constante en lo de ser estrella.

En cualquier caso, ambos se juegan también su futuro, con su contrato expirando en 2024 y una opción de jugador para renovar por un año más. La ayuda de James Harden les debe descargar de trabajo con un facilitador más en el roster.

Westbrook se siente importante y querido en los Clippers

7

En busca del que no pudo ser en los Lakers

Russell Westbrook

Ya resurgió Russ el año pasado nada más cambiar de vecino en Los Ángeles, pero el base tiene que completar su renacimiento esta temporada después de una etapa de menos a más en los Lakers pero que le devaluó en cualquier caso.

Quiere demostrar lo mucho que le queda pese a sus casi 35 años después de hacer el sacrificio por renovar por sólo un año y 3,8 millones, lejos de los 47 del último curso de su anterior contrato. Pero parece que le vale la pena con tal de contar con un rol importante en un contendiente al anillo con un entrenador como Tyronn Lue con el que se iría hasta el fin del mundo.

Con sus actuaciones de 30 y 37 puntos en playoffs insinuó que él que estaba equivocado en los Lakers no era él, sino el conjunto de púrpura y oro por no saber encontrarle el encaje. Con James Harden de nuevo al lado, habrá que ver qué rol adopta y si conserva la titularidad.

Horizontal

8

Los complejos crónicos en playoffs del MVP

Joel Embiid

Nada tiene que demostrar ya en temporada regular el MVP reinante, pero todo o casi todo todavía en playoffs y, mucho más, tras la abrupta caída de rendimiento el año pasado entre la campaña regular y la fase por el título. Las recurrentes lesiones en playoffs tienen que ver, pero también su miedo crónico, definitorio ese momento el pasado curso en la serie contra los Celtics en el que P.J. Tucker tuvo que echarle la bronca por no atreverse a atacar a Al Horford.

Su pobre actuación en el séptimo partido contra Boston con sólo 15 puntos con un 5/18 en tiros de campo y 4 rebotes no es digna de la estrella de un contendiente y, mucho menos, de un MVP. Camino de los 30 años, habrá que ver si Nick Nurse es capaz de derribar ese bloqueo mental del camerunés en la hora de la verdad.

Money, junto a Harden cuando este se incorporo a los Sixers

9

¿Cambiará en los Clippers?

James Harden

También tiene el sambenito de venirse abajo en los playoffs James Harden. La ‘Barba’ tampoco quedó en buen lugar el año pasado en el momento decisivo con 9 puntos en ese Game 7. Con 34 años y todavía sin anillo como Embiid, no se lo puede permitir y ahora que ya está donde quiere con su flamante llegada a los Clippers, le tocará demostrar que puede cambiar la narrativa.

Irónicamente, a sus 34 palos busca sentar la cabeza tras haber estado en cuatro equipos distintos en menos de dos años entre Rockets, Nets, Sixers y ahora Clippers. Si quiere el anillo no puede ir dando tantos tumbos.

LaMelo Ball, estrella de los Hornets

10

Tiene que sentar el físico y también la cabeza

LaMelo Ball

Otro con mucho que demostrar si es que las lesiones y también el desfile de follones de los Hornets fuera de las pistas cesan. El base siguió mejorando su rendimiento el año pasado con 23,3 puntos y 8,4 asistencias de media pero apenas hizo acto de presencia en 36 encuentros por sus lesiones de tobillo.

El número 3 del draft de 2020 debe coger las riendas para liderar el renacer de Charlotte tras el paso al lado de Michael Jordan, que este verano ha dejado de ser el accionista mayoritario tras sólo dos participaciones en playoffs desde 2010, cuando compró la franquicia.

Para ello tendrá que sentar también algo la cabeza, pues el pasado invierno el base de 22 años fue visto haciendo derrapes con su coche y saltándose semáforos en rojo. Contará con la gran compañía a su lado de Brandon Miller, número 3 del draft como Ball en junio y acusado de participar en el tiroteo que mató a una mujer.

Del mejor de los tres hermanos Ball dependerá que no se acabe hablando de maldición fraternal, pues Lonzo Ball se tirará otra temporada en blanco con los Bulls por sus problemas de menisco y LiAngelo está sin equipo NBA ahora, en el conjunto de la G-League de los Hornets, los los Greensboro Swarm.

c

11

El responsable del resurgir de los Pistons

Cade Cunningham

Otro que no quiere engordar la lista de víctimas del hechizo del número 1 del draft. Todavía tiene mucho que demostrar el número 1 de la lotería de 2021, teniendo que abordar primero su renacimiento tras una nefasta temporada, sólo 12 partidos el curso pasado.

El resurgir del base tiene que ser también el de los Detroit Pistons en el nuevo proyecto encabezado por Monty Williams. La franquicia de Michigan, sólo dos apariciones en playoffs desde 2010, necesitan del mejor Cunningham, que registró 20 puntos, 6,2 rebotes y 6 asistencias el pasado curso en 33 minutos.

Y todavía se podría engrosar aún más esta lista con más estrellas llamadas a renacer, como Donovan Mitchell con los Cavaliers tras sus pobres playoffs o Rudy Gobert tras las críticas del año pasado con su pelea con Kyle Anderson incluida y no haber llegado nunca lejos en la postemporada. O también Deandre Ayton tras ser traspasado a los Blazers por los Suns.

Y también se podría mencionar el caso de Anthony Davis, indudable su calidad en ambos lados de la cancha pero con el hambre de demostrar que puede ser candidato al MVP si logra que las lesiones le dejen en paz de una vez por todas.

Lee también

Mostrar comentarios

Cargando siguiente contenido…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *